PECADO   Y   CONVERSIÓN

Repetía Jesús:
No he venido a llamar a conversión a justos, 
sino a pecadores.

(Lc 5, 32)


PROEMIO    SERIES    HOMILÍAS
PRESUPUESTO    PROYECTO    JUNTA   CONSTRUCCIÓN   RECURSOS MATERIALES   FECHAS    HISTORIA   PANEL  PORTADA


          
     "Arrepentíos de vuestros pecados y convertíos a Dios" es un grito constante de los Profetas.

     En la actualidad predomina la ignorancia, culpable o no, de lo que es considerarse pecador. No se debe confundir culpa con sentido de culpabilidad; éste es necesario, incluso, para facilitar la internalización de normas sociales, imprescindibles para la mejora de la sociedad.

     Al tratarse de una frase evangélica, se intentará sugerir pistas de aproximación a esa noción fundamental  del pecado.

     Y lo hacemos ahora, y en posteriores  comentarios, siguiendo literalmente al DICCIONARIO BÍBLICO MANUAL (Edición ecuménica) de Editorial CLARET (Barcelona 1974):

     La Revelación bíblica trata del pecado, pero no desarrolla una enseñanza sistemática del mismo.

     En el Génesis (Gn 2 y 3) se presenta el pecado como trasgresión grave a un mandato divino. El pecado produce una separación entre Dios y su criatura, así como la muerte, y obstaculiza la perfección de la Creación. El pecado llega a ser un poder. La maldad en el mundo no es obra de una divinidad, sino producto de los hombres.

     Esa historia primitiva del hombre se repite en la vida de cada uno.

     Esta misma concepción mantienen los Evangelios sinópticos. Solamente hablan de pecado allí donde se trata al mismo tiempo de arrepentimiento y conversión (Lc 5, 8; Mc 10, 18). Según San Marcos (Mc 8, 38) los hombres son una generación mala y adúltera. A causa del pecado, todos ellos están sujetos a la muerte (Lc 13, 3.5).

     En San Juan  se encuentra una visión más amplia. El pecado llena el mundo de tinieblas (Jn 15); el mundo se hace malo por rechazar la Palabra de Dios (Jn 1, 11; 8, 23; 9, 39); el mundo vive en pecado y no tiene ninguna excusa (Jn 15, 22 ss); el pecado capital es la incredulidad (Jn 16, 9).

     San Pablo en su referencia al pecado (Gn 2 y 3) lo describe como poder suprapersonal y anterior a la historia (Rm 5, 12-21). Por la falta de Adán hizo irrupción el pecado en la Creación y, como consecuencia del pecado, la muerte. Ambos se experimentan como males fundamentales (Rm 6, 23). No solamente el hombre como individuo, sino la Humanidad ha caído en pecado: es solidaria con Adán en el pecado; no obstante, de (Rm 5, 12d) no se deduce el concepto del "pecado original", como se ha hecho apoyándose en San Agustín.
     Se puede afirmar que el pecado ha tenido su origen en Adán; sin embargo, cada uno de sus descendientes es a su vez culpable por su propia decisión, que le hace ser pecador ante Dios (Rm 3, 23);si el pecado de Adán fuera decisivo para la Humanidad, cada uno dependería de un acto ajeno, lejano, que le impondría un destino inevitable; pero si, por el contrario, el acto del hombre sólo dependiera de su voluntad, podría originarse un moralismo: el hombre sólo necesitaría querer para realizar el bien. 
     Como en la epístola a los Romanos (Rm 5, 12.21), también en la primera epístola a los Corintios (1 Co 15, 21 ss), Adán y Cristo son vistos como principio y fundamento de nuevas realidades. En Cristo la humanidad pecadora se transforma y despierta a una nueva vida (Rm 6, 6); el hombre viejo, pecador, ha de revestirse del hombre nuevo (Cristo) en (Rm 5, 19; 11, 32); tanto en el pecado como en la muerte, los hombres son solidarios; el pecado es superado por la inserción de Cristo en esta solidaridad; el hombre vive en una existencia de pecado; necesidad de una continua conversión; superación de la lucha entre el Espíritu y la carne (Ga 5, 17), de la concupiscencia (Rm 8, 6 ss), de la tendencia hacia el pecado (Rm 7, 18.23).

     Pues, bien.
     La misión de Cristo se centrará en la conversión de los pecadores para su salvación, no en la de los justos que, por serlo, ya están en el buen Camino.


PROEMIO    SERIES    HOMILÍAS
PRESUPUESTO    PROYECTO    JUNTA   CONSTRUCCIÓN   RECURSOS MATERIALES   FECHAS    HISTORIA   PANEL  PORTADA